miércoles, 11 de abril de 2018

Retazos

             — He escuchado en varias ocasiones un nombre. Un nombre que siempre murmuran entre susurros. He podido ver cómo casi se estremecen al escucharlo. Pero como le digo, es algo estúpido.
             — ¿Qué nombre?
             —Venom..., Sebastien Venom.
Celsius se regocijaba en sí mismo. «A veces cuando uno escucha es porque alguien quiere ser escuchado».
             — ¿Y por qué es algo estúpido?
             —Porque ese hombre vivió hace más de quinientos años. Busqué su nombre y me informé. Era un soldado que pasó de héroe a asesino. Pensé que tal vez buscaran su tumba, o alguna reliquia de él que tuviera algún tipo de simbolismo para la Iglesia. Pero no hay nada de eso. Ese hombre no tiene, que se sepa, ningún interés ni conexión con nuestra sagrada institución. Al contrario, todo lo bueno que hizo lo corrompió con atroces actos que le llevaron hasta incluso provocar la caída de todo aquello en cuanto había colaborado para dar prosperidad al pueblo. Después de aquello huyó, y jamás se supo de él. Hace más de quinientos años, como le digo.
            —Bueno, que en apariencia carezca de interés no significa que no lo tenga. Tal vez, este sea tan descomunal, tan relevante para toda la humanidad, que precisamente su interés resida en que no se sepa.
<<HIJOS DE ALCANT, La leyenda de Sebastien Venom>>
#HijosdeAlcant