lunes, 11 de julio de 2016

VALOR SEGURO de Sara Paretsky

Sinopsis

La investigadora privada V. I. Warshawski, experta en karate y tiradora mortal, es contratada por el vicepresidente de uno de los bancos más importantes de Chicago para que encuentre a la novia de su hijo Peter, misteriosamente desaparecida.

Cuando le piden que abandone la investigación, la detective se niega y halla una pista que la convierte en la principal enemiga de una peligrosa organización integrada por asesinos a sueldo y pistoleros sin escrúpulos.



Esta novela la rescate de una desaprensiva que iba a tirarla (junto con 2 novelas de John Grisham, La casa de los espíritus de Isabel Allende, una de ficción en el espacio, y ,el más grande de los sacrilegios, EL OCHO de Katherine Neville). Es una novela de 1982, que ediciones B reeditó en 2009 para una serie de novela negra, y que supone el debut de la saga de casos protagonizados por la inspectora V.I Warshawski (un montón, porque ahora mismo estoy leyendo FUEGO que hace el volumen 12)

Si leéis la sinopsis y observáis su simpleza, esta no engaña en absoluto. Valor Seguro es a la literatura lo que Bruce Willis sería al cine. Sabes que no vas a encontrar un argumento muy complicado, que no vas a descubrir la cuadratura del circulo, pero sin embargo tienes asegurado un buen rato de entretenimiento.


Narrada en primera persona, de una de las maneras más hábiles que recuerdo, en esa narración encontramos uno de sus puntos fuertes, la personalidad y la atracción que desprende su protagonista, la detective V.I Warshwski. Y no penseis que esa atracción tiene que ver con un reclamo sexual. Sabemos que la protagonista es bella, pero en ningún instante el autor se aprovecha de ello ni fuerza situaciones que saquen partido de este hecho. Todo lo contrario, es su personalidad, su forma de ser, de opinar sobre lo que ve o le pasa, ese puntito de tozudez en que basta decirle que no para que ella siga erre que erre, lo que nos a hacer empatizar con ella y disfrutar de su compañía y de sus toques de humor durante todo el recorrido de la trama.

Como he anticipado no esperéis una trama complicada o sofisticada al estilo Verdon, Grisham, Connelly, etc... más cercana en ese sentido a Locke (sin llegar a su surrealismo delirante) y a los clásicos como Christie o Conan Doyle, en donde lo importante es descubrir al asesino y su motivación por encima de enrevesadas tramas que como una cebolla vamos pelando capítulo a capítulo.

Una novela refrescante, ideal para el verano una vez hayas leído Hijos de Alcant (muy subliminal y discreto, lo sé), divertida y con un ritmo trepidante desde el inicio, que hace que pasemos por alto algunos fallos argumentales a la hora de sostener la trama (el tema de los seguros, y sé de lo que hablo, no está nada bien explicado) y que devoremos páginas con suma facilidad enfrascados en la acción.  Un escenario turbio de poderes e intereses, blanqueo de dinero, sindicatos, estafas y seguros (como digo no os preocupeis porque no va a ser necesario adentrarnos en estos mundos para entender la novela, sino más bien centrarnos en la posición de los personajes y posibles sospechosos en esos entornos)

El asesinato del hijo de un poderoso banquero y la desaparición de la hija de un líder sindical (uno de esos sindicatos americanos cuya definición viene a ser sindicato/mafia), novia del primero y que enfrentan los mundos e ideales tan distantes de sus respectivos padres (capitalismo/lucha sindical), será el desencadenante de una investigación en la que confluyen diversos intereses que acaban involucrando a mafiosos reyes de la prostitución, matones y asesinos, y que incluirán, primero engañada y luego por cabezonería, a nuestra protagonista.

No conocía a esta autora, ni nada de ella, pero puedo deciros que me leí esta novela en dos días, y que ahora estoy enganchado a otro de los títulos de la saga, Fuego, del que ya os hablaré más adelante, pero puedo anticipar que es tan adictivo como Valor Seguro.

Feliz semana y felices lecturas, amig@s.