lunes, 21 de marzo de 2016

REVIVAL,de Stephen King

Feliz comienzo de semana, amig@s (dentro de lo feliz que se pueda ser un lunes)

No voy ahora yo a ponerme a decir y explicar quien o qué es Stephen King a la literatura, dios me libre. Estamos hablando de un grande de todos los tiempos, del rey absoluto de la novela de terror de los 80/90, el autor que me hacia devorar sus novelas en mi juventud, y sin duda responsable de ser uno de los autores que mantuvieron y alimentaron mi pasión por la lectura ( y por los temas oscuros, el misterio, y ese terror que provoca tanta incertidumbre y desasosiego como placer)

Pero como ocurre con tantas cosas de nuestra juventud, si estas no evolucionan, o si comienzan a producirse en plan cadena de montaje sin más, estas es mejor dejarlas en el recuerdo, o alejarse antes de que el presente acabe emborronando un pasado glorioso (quien no recuerda la mítica furgoneta del equipo A, o el coche de Starsky y Hash, y la decepción que supuso verlos años después en las reposiciones, o esa chica o chico de una serie o película que te enamoraba y que tras verlo con el paso del tiempo, para ti, no para el/ella en la serie, te hace preguntarte por tus gustos de entonces)

Algo así me ha ido pasando con los últimos trabajos de King, del que me fui distanciando poco a poco, quedándome como no con sus clásicos (It, Cujo, Christine, Langoliers, El Resplandor, por supuesto, y tantos y tantos otros, sin olvidarnos de otro tipo de genero como Cadena Perpetua), pero uno es débil y el recuerdo romántico fuerte, así que tras la decepción que supuso mi ultimo intento con La Cúpula, no he podido resistirme a darle otra oportunidad con Revival y...   

Sinopsis

En una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, hace medio siglo, una sombra se cierne sobre un niño pequeño que juega con sus soldados de juguete. Jamie Morton levanta la vista para ver a un hombre que llama la atención, el nuevo pastor. Charles Jacobs, con su bella esposa,  transformará la iglesia local. Los hombres y niños están un poco enamorados de la Sra. Jacobs; las mujeres y niñas sienten lo mismo por el Reverendo Jacobs – incluyendo a la madre de Jamie y a su querida hermana, Claire. Con Jamie, el Reverendo comparte un vínculo más profundo basado en una obsesión secreta. Cuando la tragedia golpea a la familia Jacobs, el carismático predicador maldice a Dios, se burla de todas las creencias religiosas, y desaparece de la asombrada ciudad.Jamie tiene sus propios demonios. Casado con su guitarra desde los 13, toca en grupos de todo el país, viviendo el estilo de vida nómada de la banda de rock and roll que toca en bares, mientras huye de la horrible pérdida de su familia. Cuando llega a la mitad de la treintena – adicto a la heroína, tirado, desesperado – Jamie se encuentra otra vez con Jacobs, con consecuencias importantes para ambos. Su vínculo se convierte en un pacto peor incluso que el  que se podría forjar con el Diablo, y Jamie descubre que el regreso tiene muchos significados.
No vamos a valorar como está escrita la novela, faltaría más, es Stephen King, señores!! Un estilo perfectamente reconocible, madurado a lo largo de tantos y tantos años, consolidado a base de éxitos.
Escrita en primera persona, como la sinopsis marca, la historia gira en torno a 50 años en la vida del protagonista, cuya existencia estará íntimamente ligada a la del Pastor que llega a su pueblo cuando él contaba con 6 años. Un matrimonio joven, creyente, e implicado al máximo en la palabra de Dios, ejemplo absoluto de la fe en el señor. Una pareja perfecta, ella la mujer de la que todos los hombres y niños se enamoran, y el la reciprocidad para todas las mujeres y niños. Y para remate, un bebe que es algo así como el hermano pequeño de todos o el hijo de todas las niñas que lo cuidan y lo miman. Un pastor con un curioso Hobby, su pasión por la electricidad. A consecuencia de la muerte de su mujer e hijo, el Pastor renuncia a Dios y desaparece del pueblo, no sin antes haber dejado gran huella en el protagonista, Jamie, y un par de acciones cuanto menos curiosas, relacionadas con la electricidad (no vamos a dar spoilers)



A partir de ahí la vida de Jamie sigue (no muy bien por cierto), hasta que el destino vuelve a encontrarlos, con un ex pastor dedicado a recolectar fondos para sus proyectos eléctricos en diferentes pueblos, convertido en un charlatán de feria que lo mismo se exhibe en un espectáculo cuasi circense, que monta una especie de secta cristiana en la que se dedica a procurar diferentes milagros relacionados con la curación a través de la electricidad. Unos milagros que provocan a su vez ciertas consecuencias (nefastas) en aquellos que fueron sanados.
La novela es interesante, y con un desarrollo que te involucra y te hace seguir, porque en todo momento da la impresión de que va a ocurrir algo, algo oscuro y maligno. El problema es llegar al final, y no porque uno se quede con el gustillo de querer más, ¡qué va! sino porque el final es uno de esos que te hacen torcer el gesto (si, esa cara que sin hablar hace que tú mismo escuches en tu cabeza… ¿En serio?). Durante toda la novela se siembra para acabar en un final Lovecraftniano, estúpido, incomprensible, y sin sentido.
Un gran rato de lectura, con un final amargo que empaña todo lo anterior.
Lo siento Stephen, siempre nos quedara IT!!!
Un abrazo gente, nos leemos.