viernes, 26 de diciembre de 2014

LA SINFONÍA DE LA VIDA, relato ganador del II Certamen Tono Escobedo de Defoto Libros

Buenos días amigos,

Hoy, gracias a Defoto Libros que nos ha autorizado a mostrarlo, os dejamos la lectura del relato corto LA SINFONÍA DE LA VIDA, ganador del II Certamen Tono Escobedo, e incluido en la antología Las 7 artes universales, como muestra de lo que podéis encontrar en esta genial recopilación de los relatos ganadores, accésit y finalistas del certamen, que ya esta disponible a través del propio mail de la editorial: editorial@grupodefoto.com.

Deseamos que os guste nuestra peculiar visión de la música, y como siempre, aceptamos y esperamos vuestra opinión.

Un abrazo, y felices fiestas, Arcan@s.


El auditorio, envuelto por el silencio, esperaba el comienzo de la nueva sinfonía compuesta y dirigida por el prestigioso director de la Royal Concertgebouw Orchestra.

El alla breve introducía los violines tímidamente, para después ir in crescendo, al ritmo que marcaba la batuta, rememorando sus actos más ignominiosos en busca de la perfección del sonido capaz de provocar una catarsis musical. El intestino resultó ser la mejor elección para dar vida a aquel preludio de su obra magna, a través de la elaboración de sus cuerdas.

Con el ternario, entró la percusión. El tejido estomacal sirvió para confeccionar el parche de aquellos timbales y panderetas que retumbaban como el rítmico latido de un corazón, marcando la pauta de unas notas dispersas en el aire, dando vida a una sinfonía nacida de la propia muerte.

Convulsamente marcó el cuaternario introduciendo la sección de viento: cartílago y polvo de hueso de falanges, dieron forma a las boquillas, que transformaban el aire en la más pura expresión, casi libidinosa, del sonido, acercándole al éxtasis con cada movimiento.

El director, con su cetro labrado en marfil dental, disfrutaba consciente de lo que estaba ofreciendo a aquel auditorio que se erigía sobre una fosa común.